Pasamanos para escalera de caracol a bordo del clásico yate IBI.

Vista superior

Definitivamente un reto artesanal que requirió de mucho sangre, sudor y lágrimas, pero que logramos hacer nuestro cometido: Satisfacer a nuestro cliente, que en sus propias palabras: “Es exactamente lo que quería”

El trabajo parecía simple en el papel: Tomar el pasamanos existente de la escalera y soldar una sección extra para que llegue hasta arriba en la cubierta superior, pero aquí esta el truco: La puerta que cierra el area de la cubierta, una puerta de aluminio que asienta sobre el marco marrón.

Así que tuvimos que soldar un tubo para continuar con el pasamanos y además diseñar una sección desmontable con un sistema de cierre con un pasador en el tubo.

Como hemos dicho, mucha sangre, sudor y lágrimas, pero al final valió la pena.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+